Envío gratuito a Península en pedidos a partir de 100€

Top Menu

Alfombra Mika de KP en sala de estar

Tipos y tipos de alfombras

Por Fernández Textil

Publicado en , | Etiquetas : , , , , ,

En muchas ocasiones, a la hora de decorar nuestro hogar, pensamos en una alfombra como pieza clave de decoración para darle a este un toque personal, pero la enorme variedad de alfombras que hay en el mercado hace que no sepamos cual de ellas elegir y algunas veces, ni por dónde empezar. Para encontrar la alfombra perfecta, la que se adapte por completo a nuestras necesidades, lo mejor es tener claro qué tipo de alfombras hay, ya que de esto va a depender su calidad y su precio, pero también su funcionalidad.

 

Jarrón con flores sobre alfombra ecológica koosu de kp alfombras a medida

 

Las alfombras pueden ser modulares, rollos de moqueta, alfombras a medida, o en medidas estándar. Las alfombras modulares están pensadas para adaptarse sin problema, al ser losetas puede elegirse la forma que queramos para nuestra alfombra y se fijan entre si gracias a unas pegatinas; su tamaño es pequeño y la mayoría de ellas están fabricadas con caucho, ofrecen una gama amplia de diseños y son muy versátiles. Las alfombras tipo moqueta son aquellas que cubren toda la superficie de una habitación; en estancias como un dormitorio siempre aportan un toque original, pero no son recomendables para otros lugares como el baño o la cocina, donde hay exceso de humedad. Quizás el sitio donde más se use este tipo de alfombras sea en oficinas, ya que actúan como aislante acústico además de térmico. Por su parte, las alfombras en medidas estándar se usan en ambientes de todo tipo, ya sea como objeto funcional o decorativo, las podemos encontrar fabricadas a partir de distintas fibras y ofrecen una gran variedad de diseños y texturas.

Dependiendo del tipo de fibra empleada en su fabricación, las alfombras pueden ser de lana, de nailon, de vinilo, de polipropileno y poliéster, acrílicas, de goma reciclada o de fibras vegetales.

Las alfombras de lana son cálidas y suaves, pueden ser de lana pura o estar mezclada con otros materiales y no sería un problema colocarlas en sitios donde vayamos a pisarla habitualmente, porque al estar fabricadas con un material natural envejecen muy bien. 

 

Salón con alfombra de lana Geométrika de KP

 

El vinilo, policloruro de vinilo o PVC, es el derivado más versátil del plástico y las alfombras fabricadas a partir de este son perfectas tanto para interior como para exterior, resisten a la humedad y a la suciedad, son muy fáciles de limpiar y no retienen el polvo, por lo que una persona alérgica no tendría ningún problema.

Las alfombras de nailon son una buena opción si se quieren colocar en un lugar de mucho tránsito como un pasillo, son resistentes, duraderas y anti humectantes.

Las alfombras de poliéster , de polipropileno o de poliamida, al igual que las de nailon, son muy resistentes (sobre todo las de polipropileno y poliamida), no son vulnerables a la humedad y también son perfectas para zonas de tránsito. Estos materiales sintéticos tan parecidos se tejen y luego se tiñen y en el caso del poliéster es fácil encontrarlo combinado con otras fibras.

 

Alfombra de vinilo Kp colección Keplan

Las alfombras acrílicas son, en apariencia, parecidas a las de lana, pueden colocarse en zonas concurridas y son la apuesta perfecta para quienes busquen una alfombra para el baño o la cocina, resisten a la humedad, no les afectan los cambios de temperatura y están disponibles en una paleta de colores enorme.

La goma reciclada es sin duda la mejor opción para la conservación del medio ambiente: las alfombras de este tipo se realizan a partir de neumáticos reciclados de bicicletas o automóviles, que se van entrelazando para lograr distintas texturas y diseños variados. Son perfectas para lugares de tránsito en los que puede haber humedad. Si decidimos colocar una alfombra de goma reciclada en nuestro hogar el resultado será el de un aspecto contemporáneo y original.

Las alfombras hechas a base de fibras vegetales son resistentes, pero su precio es elevado y su limpieza suele ser complicada. Las hay de colores naturales o teñidas, siempre aportarán un toque sencillo y bucólico en espacios interiores y vienen con el borde rematado en tela o cuero para que las puntas de las fibras entrelazadas no se deshilachen.

Algunas de las fibras vegetales más usadas en la fabricación de alfombras son el coco, el yute, el sisal, el alga marina, el tatami y la estera. La fibra obtenida a partir de la cáscara del coco es muy resistente pero no debemos descuidarla, podemos encontrarla en distintas texturas y está disponible en muchos colores, las alfombras hechas de cáscara de coco son de apariencia tosca y rústica. El yute, por su parte, es muy suave y poco resistente, pero es una de las fibras vegetales más económicas. Las alfombras de yute no son las más adecuadas para zonas húmedas y tampoco para zonas de mucho tránsito, a diferencia de las alfombras de sisal, que es resistente y no se desgasta con facilidad. Las alfombras fabricadas con algas marinas, totalmente impermeables, son muy originales, pero prácticamente son las más caras del mercado y, por último, las alfombras hechas a partir de esteras son muy resistentes y están tejidas a mano con hurdientes de hilos de lino.

No hay comentarios todavía.

Deja una respuesta

Comment


btt
Abrir chat